La ciudad de West St. Paul ha reducido sus restricciones de residencia para delincuentes sexuales condenados.

El concejo de la ciudad aprobó por unanimidad los cambios a su ordenanza de restricciones para vivir en la ciudad a  “depreradores sexules”.

La decisión se produce luego que un juez federal determinara la victoria de Thomas Wayne Evenstad, delincuente sexual, en su demanda contra la mencionada ciudad.

Reducir las restricciones no le sienta bien al concejo de la ciudad “Básicamente nos vemos forzados a esto”, dijo el concejal Anthony Fernández.

La ordenanza, aprobada originalmente en diciembre de 2016, prohíbe a los delincuentes sexuales condenados vivir a 1.200 pies de distancia de escuelas, guarderías y hogares grupales. Ahora se aplica solo a los delincuentes de Nivel 2 y Nivel 3 cuyos crímenes involucraron a niños, no a delincuentes de Nivel 1 o aquellos cuyos crímenes involucraron a adultos. El nivel 3 se considera el riesgo más alto para reincidir.