El presidente estadounidense, Donald Trump, rechazó este fin de semana emitir un comunicado preparado por la Casa Blanca que habría calificado de «héroe»al recién fallecido senador republicano John McCain, con el que mantenía una tensa relación, según ha informado este lunes el diario The Washington Post.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, el jefe de gabinete, John Kelly, y otros funcionarios del Ala Oeste habían abogado por emitir un comunicado oficial cuando falleciera McCain, que alabara el servicio militar del senador y le llamara «héroe» por su desempeño en Vietnam, donde fue prisionero de guerra.

Pero Trump rechazó la versión final de ese comunicado y dijo que prefería reaccionar en Twitter, de acuerdo con el rotativo, que cita a funcionarios y ex uncionarios de la Casa Blanca.

El presidente emitió finalmente un tuit que no contenía ningún elogio a la figura de McCain, y se limitaba a expresar su «más profunda compasión y respeto para la familia» del senador.

Contra el protocolo

Esa decisión rompe con el protocolo habitual de los presidentes de Estados Unidos, que solían emitir comunicados destacando los logros y proezas de personalidades destacadas después de su fallecimiento, y sobre todo ilustra el grado de animadversión que Trump siente aún por McCain.

Las diferencias entre ambos compañeros de partido eran notorias desde la campaña electoral de Trump en 2015, cuando minimizó el hecho de que McCain fuera prisionero de guerra durante cinco años en Vietnam, y dijo que prefería a «la gente que no ha sido capturada».

Desde que Trump llegó al poder, McCain criticó su política exterior, hundió con su voto una medida apoyada por el presidente para derogar la reforma sanitaria de Obama, y alertó sobre el «egoísmo» y «simpatía por los autócratas» del mandatario.