El presidente Donald Trump defendió hoy su retórica incendiaria a raíz de dos tiroteos masivos y aseguró que no que no cree que haya contribuido a la violencia, sino todo lo contrario,  “une a las personas”, al tiempo que dijo está “totalmente a favor” de las verificaciones de antecedentes para la compra de armas, pero arrojó agua fría ante la posibilidad de prohibir las armas de alta potencia que se han utilizado en varias masacres.

El presidente respondió a preguntas de los reporteros cuando salía de la Casa Blanca para reunirse con los socorristas y funcionarios en Dayton y El Paso, que fueron durante el fin de semana escenarios de tiroteos masivos que dejaron un total de 31 muertos y decenas de heridos.

“Estoy buscando hacer una verificación de antecedentes”, dijo. “Creo que las verificaciones de antecedentes son importantes. No quiero poner armas en manos de personas mentalmente inestables o personas con ira u odio. Personas enfermas. Estoy totalmente a favor de eso”.

Indicó que habría poco movimiento en la legislación para prohibir armas de alta potencia como la utilizada en Dayton y otros tiroteos masivos.