El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) ha contratado los servicios de tres compañías privadas encargadas de tres prisiones para detener a migrantes a pesar de que ya sobrepaso el número de personas que puede tener bajo custodia.

ICE ha empezado a detener migrantes en el Centro Correccional del Condado Adams, en Mississippi, el Centro Correccional Catahoula y el Centro de Procesamiento de ICE del Sur de Louisiana, ubicado en Basile, Louisiana.

 

La medida se da a pensar de que ICE ya ha detenido aproximadamente 54.000 personas, casi 14.000 más del límite de 40.520 que el Congreso le había impuesto, y en medio de reportes y denuncias sobre las malas condiciones en las unidades que están vigentes.

Este martes, el portavoz de ICE, Bryan Cox, ha confirmado que los migrantes empezaron a ser llevados a esos centros de detención el mes pasado.

Los tres centros de detención podrían acomodar aproximadamente 4.000 personas, expandiendo potencialmente la presencia de ICE en Louisiana y Mississippi en un 50%.

Cuando el presidente, Donald Trump, asumió el cargo en 2017, ICE tenía la capacidad de detener solo 2.000 personas en estos dos estados. No obstante, los contratos firmados por la agencia en el último año con empresas encargadas de operar prisiones privadas ha incrementado la capacidad a 10.000.