Madre centroamericana que viajó con la caravana de migrantes y que dio a luz en Estados Unidos , enfatiza  que los agentes de inmigración la trataron como si fuera una delincuente.   La joven  cuenta que cuando dio a luz fue imposible no sentirse intranquila por el trato que los agentes de inmigración le estaban dando.

“Pusieron seguros en las ventanas, como si yo fuera una criminal, siempre estuvieron en la puerta y cuando me daban comida ellos la revisaban”, expresó Serrano.

 Su esposo  dijo que los agentes la querían esposar mientras descansaba en el cuarto junto al bebé. “Pero las enfermeras dijeron que no”, asegura Miguel.  Fueron las enfermeras del parto quienes la ayudaron a conseguir cosas para su bebé.  La joven aseguró que una vez que le dieron de alta y llegó al centro de detención, le quitaron todo.

Por ahora están viviendo en un refugio temporal y están buscando cómo trasladarse a Ohio donde tienen programada su cita ante la corte para seguir su proceso legal.