Grupos civiles consideran un “ataque” a los inmigrantes legales, a sus familias y al bienestar de sus hijos la propuesta del Gobierno Federal que busca endurecer los requisitos para obtener residencia permanente a quienes utilicen ayudas federales de vivienda, salud o alimentos.

“Este es un ataque vergonzoso contra inmigrantes que viven y trabajan legalmente en nuestras comunidades”, aseguró el lunes María Rodríguez, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de Florida.