Fueron 133 conductores los que fueron detenidos ayer por la policía de Eagan en su Operativo Anti-Texting. Agentes de la policía se escondieron en autobuses escolares y de allí sorprendieron a los choferes mandando texts mientras conducían o estaban esperando que cambiara el semáforo.

Los policías escondidos reportaban los números de placa a otros oficiales más adelante para que los detuvieran. 60 de los detenidos fueron infraccionados y uno fue detenido por estar en condiciones de estar atrás del volante.

El operativo también se debió a que conductores ignoran las señales de un autobús escolar detenido para subir o descargar estudiantes. Es en contra de la ley rebasar un autobús escolar parado y con las señales encendidas o el brazo de alto extendido.