Enrique Peña Nietopresidente de México, conmemoró el 171 Aniversario de la Gesta Heroica de los Niños Héroes de Chapultepec.

Acompañado del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, el presidente de México colocó una ofrenda florar en la Explanada del Altar a la Patria, Bosque de Chapultepec.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, recordó a los Niños Héroes quienes, al resistir el embate de un ejército invasor, dejaron un legado de orgullo, dignidad y amor por México.

A 171 años de su gesta heroica, hoy recordamos a los #NiñosHéroes quienes, al resistir el embate de un ejército invasor, nos dejaron un legado de orgullo, dignidad y amor por #México.

Este jueves se recuerda aquel 13 de septiembre de 1847, cuando en la toma del Castillo de Chapultepec por parte de las fuerzas invasoras de Estados Unidos, seis cadetes mexicanos ofrendaron sus vidas en defensa de la soberanía nacional.

Se trata de Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez y Francisco Márquez.

Los llamados Niños Héroes, forman parte del legado histórico de México, por su acción ejemplar de valentía y honor.

En el apartado sobre la Guerra a México de Estados Unidos, del libro Historia de México, del académico michoacano José Bravo Ugarte señala que, después de 16 meses de declarada la guerra a México (13 de mayo de 1846), las tropas estadounidenses avanzaron hacia la capital del país.

La defensa de Chapultepec corrió a cargo de 200 cadetes del Colegio Militar a las órdenes de los generales Nicolás Bravo y Mariano Escobedo, así como de 632 soldados del batallón de San Blas bajo el mando del coronel Santiago Xicoténcatl.

La Secretaría de Gobernación (Segob) recordó que para reforzar a esa pequeña guarnición, el general Antonio López de Santa Anna envió al pie del cerro a dos mil 450 hombres, sin embargo, eran poco más de siete mil los invasores.

Señala que después de aniquilar al batallón, los soldados estadounidenses escalaron el cerro y penetraron al Castillo, donde los cadetes mexicanos -la mayoría con edades de entre 15 y 18 años- lucharon cuerpo a cuerpo hasta encontrar la muerte.

En honor a los seis cadetes caídos en la Batalla de Chapultepec se instituyó, desde 1881, la celebración, cada 13 de septiembre, como fiesta cívica en México; además, sus nombres se encuentran inscritos con letras de oro en el Muro de Honor del Salón de Sesiones del Congreso de la Unión.