El Papa ha expresado este lunes su esperanza en que el presidente, Donald Trump, “repiense de alguna forma” su decisión de acabar con la Condición de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en sus siglas en inglés).

La Casa Blanca anunció el pasado martes que este programa acabaría el 5 de marzo, dando así seis meses al Congreso para evitar la deportación de 800.000 jóvenes que llegaron al país de niños como inmigrantes indocumentados de la mano de sus padres.

“Separar a los jóvenes de la familia no es algo que dé un bueno fruto, ni para los jóvenes ni para la familia”, ha afirmado el Papa, tras aclarar eso sí que no conoce a fondo el programa. “Creo que esta ley viene no del Parlamento sino del Ejecutivo, y, si es así, tengo esperanza de que se repiense”, ha afirmado Francisco a bordo del avión en el que viaja por Suramérica.

DACA fue una orden ejecutiva aprobada por el expresidente Barack Obama en 2010, una vez que el Congreso fue incapaz de sacar adelante un proyecto de ley que protegiera a los conocidos como soñadores (en inglés, dreamers, precisamente por el nombre de esta medida, DREAM Act).

Trump ha cancelado este programa, de forma que tendrá que ser el Congreso quién, antes del 5 de marzo, legisle para evitar su final. El presidente ha señalado en cualquier caso que, si no es así, “revisitará” su decisión.