Con Jesús Corona como figura del partido, el Tri vence 2 a 0 a Curazao, evitando por lo menos tres oportunidades de gol claras de los caribeños, que pusieron a temblar la portería azteca.

Las famosas rotaciones de Osorio no pudieron faltar con la “mínima” de 10 cambios con relación a los jugadores que enfrentaron a Jamaica, y aunque esta vez hubo mayor congruencia en las posiciones de los futbolistas, el nivel fue tristemente el mismo.

Seguimos sin ver cuál es la verdadera Selección Mexicana, pues los múltiples cambios de un partido a otro nublan la posibilidad de un análisis fidedigno; sin embargo, en comparación del equipo A al B lo que tienen en común es su pobre rendimiento ante rivales grandes o sencillos como en este caso Curazao, una isla de menos de 200 mil habitantes. México avanza a la siguiente fase enfrentando a Honduras y viendo los resultados está difícil que se lleve la copa, teniendo en cuenta que EUA se acaba de reforzar con 6 jugadores.