Un grupo de médicos de Harvard y Johns Hopkins instó al Congreso a investigar la muerte de seis niños migrantes bajo custodia del gobierno tras cruzar la frontera con México en el último año, advirtiendo de que las “malas condiciones” en las instalaciones de EEUU están aumentando el riesgo de propagación de enfermedades infecciosas mortales, especialmente la gripe.

Los doctores, que escribieron al Congreso el jueves, dijeron que de las autopsias de estos menores se desprende que al menos tres de ellos, de 2, 6 y 16 años, murieron en parte como resultado de la gripe, una incidencia mucho mayor que en la población general. Las muertes de niños por gripe son raras, dijeron los médicos, y deberían prevenirse.

Con tantas vidas en riesgo, estos temas son dignos de investigación en el Congreso. Otra temporada de influenza está a la vuelta de la esquina, y hay otras enfermedades infecciosas que representan una amenaza para las personas detenidas.