La nieve está arruinando las vidas de los Minnesotanos que intentan transportarse,  afectando todo, desde viajes aéreos, autobuses y trenes, hasta los automovilistas que intentan ir al trabajo.   En el aeropuerto de Minneapolis St. Paul por un rato los vuelos fueron suspendidos debido a poca visibilidad y lo fuerte que caia  la nieve.  Los vuelos entrantes tuvieron un retraso de aproximadamente una hora tarde, mientras que las llegadas se retrasaban dos horas. Se recomienda a los viajeros llamar con anticipación y verificar el estado de su vuelo antes de llegar al aeropuerto.

A las 8:40 am, casi la mitad de los autobuses de Metro Transit tenían aproximado 7 minutos de retraso. Las líneas de tren estaban operativas, pero se retrasaron entre 5 y 10 minutos en las paradas.