La North American Soccer League (NASL) se ha convertido en una muy buena opción para algunos futbolistas en la recta final de sus carreras. Con tan sólo cinco años de existencia, la NASL se ha convertido en un verdadero refugio para aquellos futbolistas que cuentan con un buen nivel, pero donde los reflectores ya no los iluminan por cuestiones de la edad.
Con la llegada de Gerardo Torrado al IndyEleven y de Omar Bravo con los RailHawks de Carolina, se abre una puerta para futbolistas mexicanos que viven sus últimos destellos en el balompié. Al encontrar pocas y solidas opciones en el fútbol mexicano donde el reglamento ahora favorece al jugador extranjero, la NASL al no contar con un tope salarial como la MLS, puede contratar estrellas de relevancia mundial como el caso del español Raúl González, quien apenas del año pasado terminó su carrera con el Cosmos de Nueva York.
La NASL es una competencia totalmente alterna a la MLS, donde actualmente son 12 equipos en disputa por el título entre las que se encuentran el Cosmos de Nueva York, Minnesota United, Miami FC, Edmonton, IndyEleven, RailHawks de Carolina, Ottawa Fury, Tampa Bay Rowdies, Puerto Rico FC, Fort Lauderdale, Jacksonville, y Rayo Oklahoma. Para la temporada del 2017 se agregará el San Francisco Delta FC.