Tres jóvenes de Minnesota fueron declarados acusados de haber intentado unirse a ISIS y considerados culpables de conspiración para cometer asesinatos fuera de los Estados Unidos.
Mohamed Farah, Abdirahman Daud y Guled Omar fueron acusados con los cargos mas altos de conspiración por proveer material a grupos terroristas y conspiración para cometer asesinatos fuera de los Estados Unidos.
Farah y Daud también fueron acusados de perjurio , pero Omar no fue hallado culpable por este cargo. Omar también fue señalado de intento de fraude financiero por haber tomado un préstamo para estudios universitarios para viajar a Siria.
Los Fiscales Federales construyeron el caso tras largos días de testimonio de amigos de los acusados, quienes se convirtieron en informantes pagados por FBI.
El abogado defensor Glenn Bruder atacó la credibilidad de los testigos, debido a que admitieron sus propios deseos de formar parte de ISIS y recibieron $ 119,000 por su testimonio. “119,000 razones para mentir, por eso el gobierno pagó a ellos”.