Las redadas para deportar a inmigrantes indocumentados que el presidente, Donald Trump, amenazó repetidamente poner en marcha empezará este domingo. Las redadas estarán a cargo de agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Las autoridades tienen como objetivo a al menos 2.000 inmigrantes que tuvieron una orden de deportación pero se quedaron en situación irregular en EEUU. El número podría aumentar si los indocumentados son encontrados cuando se encuentran con sus familias.

Los agentes de ICE actuarán en al menos diez grandes ciudades, entre ellas Chicago, Los Ángeles, Miami y Nueva York.

La operación durará varios días. No se excluye la posibilidad de que durante las redadas se detengan también a migrantes indocumentados no identificados anteriormente.

El objetivo de las autoridades es deportar a los migrantes cuanto antes. Dentro de lo posible, las familias se trasladarán en un primer momento a centros de detención de Texas y Pennsylvania.