La investigación sobre lo ocurrido el pasado domingo en el Festival del Ajo de Girloy, California, cuando Santino William Legan, de 19 años, mató a tiros a tres personas (dos de ellas menores) antes de ser abatido por la policía, avanza con un nuevo capítulo. Este martes las autoridades registraron la que se considera la casa del joven, situada en Walter Lake, una remota comunidad de Nevada.

En el apartamento, encontraron cajas vacías de municiones, escopetas y rifles, una máscara de gas, dispositivos electrónicos, panfletos con armas y un saco lleno de cubiertas de proyectiles, según detallaron los fiscales a cargo de la investigación.

Alrededor de las 5:45 p.m. hora local del domingo, Legan abrió fuego con un rifle de asalto tipo Ak-47 en el festival anual de ajo en Gilroy, una ciudad a unas 30 millas (48 kilómetros) al sureste de San José, según la policía.

Sus disparos mataron a Stephen Romero, de seis años, Keyla Salazar, de 13 años, y Trevor Irby, de 25. También resultaron heridas otras 12 personas. Un minuto después del ataque, los agentes de la policía presentes en el lugar para garantizar la seguridad del festival respondieron al fuego y mataron al atacante.

Los investigadores creen que el joven disparó de manera casual, aunque este martes no estaban todavía en condiciones como para poder indicar una motivación clara del ataque.