MINNESOTA.- Los nuevos casos de bebés que nacen con sífilis han aumentado 154 por ciento desde 2013, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, una tendencia que destaca la necesidad de que las madres reciban atención prenatal y la comunidad médica esté atenta a las pruebas y el tratamiento de enfermedad mortal.

El número de bebés que nacieron con sífilis aumentó de 362 en 2013 a 918 en 2017, informó el martes el CDC. Los casos de sífilis congénita ocurrieron en 37 estados, principalmente en el sur y el oeste.

Si se transmite a un recién nacido, la sífilis puede causar un aborto espontáneo, muerte fetal o muerte. Entre los sobrevivientes, puede conducir a una variedad de problemas de salud física y mental para el bebé.

La enfermedad se puede curar con antibióticos, pero las mujeres embarazadas con sífilis no tratada se enfrentan a un riesgo significativo de transmitir la infección a su recién nacido.

David C. Harvey, director ejecutivo de la Coalición Nacional de Directores de ETS, calificó el aumento como “una falla sistémica”.

“Estamos fallando a las mujeres embarazadas en los Estados Unidos”, dijo. “Vemos que casi 1.000 bebés nacen con sífilis que pueden prevenirse fácilmente”.

Harvey dijo que Estados Unidos prácticamente ha erradicado la transmisión del VIH de madres a recién nacidos, en parte debido al programa federal Ryan White Parte D, que financia programas comunitarios que brindan atención a mujeres embarazadas con VIH.

Su organización quiere un programa similar para prevenir la transmisión de la sífilis de la madre al recién nacido.

Harvey dijo que las mujeres embarazadas deben hacerse la prueba de sífilis lo antes posible y durante todo el embarazo.

Según los CDC, las madres de uno de cada tres bebés que nacieron con sífilis en 2016 fueron evaluadas durante el embarazo. Sin embargo, esas madres o bien se infectaron después de hacerse la prueba o no recibieron tratamiento a tiempo para evitar transmitir la infección al bebé.

El mes pasado, las cifras preliminares informadas por el CDC  mostraron que los casos nuevos de las enfermedades de transmisión sexual tratables más comunes (clamidia, gonorrea y sífilis) aumentaron casi un 10 por ciento en 2017 a su nivel más alto.

Estas enfermedades infecciosas han continuado una escalada de cuatro años; los expertos citan el cambio del comportamiento sexual y la falta de conciencia.