Los niños separados de sus padres que aún estaban encerrados en el centro de Detención de Homestead, en el sureste de Florida han sido reubicados y no regresarán, informaron dos fuentes federales. Debido a que la instalación quedará vacía, habrá miles de despidos a principios de la próxima semana.

El traslado no tiene que ver con las denuncias que pesan sobre el centro por el trato que se infringía a los menores, sino debido a una onda tropical que azotó esta semana al sur del estado y que llevo a que se activara un plan de emergencia.

Unos 400 empleados fueron despedidos el viernes y miles más podrían perder sus trabajos el lunes, dijeron las fuentes que reporta El Miami Herald. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), la agencia federal que dirige el centro de Homestead, tiene planeado conservar cerca de 130 empleados en la instalación para mantener la propiedad, aunque esté cerrada, según el mismo medio.