Nada detuvo a las Águilas. Ni el sol, ni la grada, tampoco la suspensión de Pablo Aguilar, la lesión de Miguel Samudio o el vaso que le aventaron a Cecilio Domínguez. América se sobrepuso a todo y logró aletear en Ciudad Universitaria.
Silvio Romero y Oribe Peralta fueron los encargados de picotear a los auriazules en su propia cueva. El juego ya era suyo, sin embargo la garra y el espíritu auriazul estuvo en el campo. Pumas hizo todo por recuperarse. Nicolás
Castillo fue el héroe momentáneo de los universitarios. El líder de goleo apareció y con dos zarpazos emparejó el marcador.
La voltereta auriazul estuvo cerca, sin embargo Cecilio Domínguez truncó todo. El motor de las Águilas volvió para echar a andar la maquinaria amarilla. El guaraní dio el golpe definitivo.
América se llevó el orgullo, el invicto de Pumas en su guarida y tres puntos de oro. Sus problemas pasarán.
Finalmente, América llegó a 14 puntos, alcanzando a Pumas y ambos están dentro de la zona de Liguilla.