Dentro del grupo de menores cuyos padres fueron detenidos el miércoles por ICE en los operativos realizados en plantas de procesamiento de comida está un niño que había empezado kindergarten el día anterior en el Condado Scott.  ICE detuvo a un total de 680 inmigrantes en siete redadas. Bryan Cox, el portavoz de la agencia, ha dicho este jueves que “más de 300 han sido dejados en libertad”.

Cox ha afirmado que casi 270 fueron liberados del hangar de la Guardia Nacional en Mississippi, ubicado en Flowood. El hangar había sido el sitio a donde los migrantes fueron llevados incialmente para el procesamiento. Los que fueron puestos en libertad “fueron procesados ante las cortes federales de inmigración y tendrán su cita en corte en una fecha posterior”, ha indicado Cox.

ICE ha agregado que otros 30 migrantes “ni siquiera fueron transportados (embarazadas, mujeres lactantes, etc). Es lo más específico que puedo ser en este momento”.

De acuerdo con los testimonios de la escena de las redadas, algunos menores vieron como sus padres fueron puestos bajo custodia. La cifra exacta de los menores que han quedado a su suerte luego de las detenciones no ha sido divulgada. Las redadas de ICE tuvieron lugar en pequeños pueblos cerca de Jackson, Mississippi, una zona en la que la fuerza laboral está compuesta principalmente por inmigrantes. Los pueblos donde se llevaron a cabo las operaciones fueron Bay Springs, Carthage, Canton, Morton, Pelahatchie y Sebastapol.